Trabajamos en y por la atención primaria pediátrica

 

 

En relación al debate de si deben ser pediatras vía mir quienes atiendan a la población pediátrica en atención primaria; Como médico de familia y puericultora que ejerce en atención primaria pediátrica desde hace más de diez años, quiero aportar consideraciones que ayuden a tener una visión completa de la situación de la atención primaria pediátrica, que complementa a la que tienen los pediatras y los médicos de familia que no atienden menores de 14 años.

En el momento actual, según datos de la propia gerencia de Atención Primaria aproximadamente el 30% de los profesionales que ejercen en plazas de pediatría de atención primaria son médicos con titulación distinta de pediatra vía mir, que en su mayoría han dedicado sus esfuerzos profesionales y su formación continuada a la atención al niño. Es de reseñar que la mayoría de ellos están en plazas no deseadas por los pediatras: plazas en turno de tarde y en zonas básicas más desfavorecidas, con altos porcentajes de población atendida. Si se valora el porcentaje de niños atendidos por médicos con titulación distinta de pediatra vía mir en lugar del número de consultas asignadas a éstos, el porcentaje es sustancialmente mayor a ése 30%.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de estos profesionales comenzaron su actividad en pediatría a petición de la propia Administración. Durante los primeros años, además, sin que el tiempo trabajado en pediatría contabilizara en la bolsa de empleo de médicos de familia, por lo que se realizaba prácticamente como un favor a la Administración y a los compañeros pediatras que, de otro modo, no podían disfrutar de permisos por no disponer de suplente.

Esta situación fue corregida con posterioridad, ya que se terminó por no encontrar médicos que hicieran las suplencias de pediatría, y se comenzó a contabilizar todo el tiempo trabajado. Al centrar su trabajo prioritariamente en plazas de pediatría, estos profesionales, algunos con una experiencia en la pediatría de décadas, hemos ido completando nuestra formación en los temas más específicos de la especialidad con nuestros propios medios. Muchos estamos en posesión del título de Médico Puericultor otorgado por el Colegio de Médicos de Madrid, y la mayoría podemos acreditar muchas horas de formación pediátrica.

Mientras tanto, la administración no ha establecido ningún mecanismo de formación pediátrica específica para estos médicos, asumiendo su capacitación para el puesto ofertado, y las sociedades pediátricas nos aceptan en sus cursos formativos como a los demás, dado que les interesa, en bien de la calidad de asistencia a la infancia, que aumentemos nuestra formación.

Las encuestas de satisfacción que se realizan cada año en la Comunidad de Madrid, reflejan el alto grado de satisfacción de los usuarios con las consultas de pediatría, y los datos de desempeño y calidad de la asistencia de la Gerencia de Atención Primaria de Madrid, no ofrecen diferencias entre las plazas en las que ejercen pediatras o profesionales con otras titulaciones, según declaraciones de la propia administración.

Los especialistas en pediatría vía mir ni a corto plazo ni a medio plazo son suficientes para dar respuesta a la carga asistencial de la pediatría de Atención Primaria, y esto es tan evidente como que la Administración necesita seguir contando con los médicos con titulación distinta de pediatra vía mir con formación y experiencia acreditadas, para mantener la calidad asistencial en el modelo actual, reconociendo nuestra competencia para trabajar en la atención primaria pediátrica.

La solución de la pediatría de atención primaria requiere una reflexión de fondo, ya que los cambios propuestos en las últimas décadas no han dado frutos. Considero que debe iniciarse de inmediato y debe contar con todos los actores que en ella trabajan, tal como ha propuesto la gerencia de atención primaria. El borrador de trabajo que ha propuesto la gerencia de atención primaria ha de ser un punto de partida que no debería verse frenado por las líneas rojas que han señalado las sociedades pediátricas.

De otro modo, la alternativa pasaría por reciclar de inmediato a todos los médicos con titulación distinta de pediatra vía mir para que puedan volver a la atención a la población adulta, y dejando de hacer contratos de forma inmediata en plazas de pediatría a médicos sin titulación de pediatra vía mir; solución que a día de hoy y en el futuro a corto y medio plazo se antoja inviable, dada la reconocida escasez de pediatras vía mir interesados en ejercer en atención primaria, y siempre que reconozcamos la atención a la población pediátrica con el modelo actual como objetivo prioritario de nuestra política sanitaria.

 

Publicado con el mismo título en AMYTS

CON FIRMA . “Trabajamos en y por la atención primaria pediátrica”, por

Concha Herranz Calvo y Ana Isabel Rodríguez Cordobés, respectivamente presidenta y secretaria de la Asociación madrileña de médicos con titulación distinta de pediatra vía mir que ejercen en plazas de pediatría de Atención Primaria (AMAPED)

Deja un comentario